miércoles, 27 de mayo de 2009

Amores Perros

Trato de matar el tiempo un sábado. Tengo media hora y unos soles en el bolsillo. Entro a una de las pocas librerías que hay en mi ciudad. Husmeo entre títulos antiguos y otros no tanto. Diviso el libro de Magaly Medina y sonrio. Me encuentro con una edición boliviana de“Lo que Varguitas no dijo”, el libro de Julia Urquidi Illanes, la primera mujer de Vargas Llosa, y sonrio dos veces. Lo compro y salgo dispuesto a entrometerme en la vida íntima del escritor.


Cuando Vargas Llosa publicó en el año 1977 “La tía Julia y el escribidor”, su primera esposa, Julia Urquidi Illanes acusó el golpe (“…me sentí amargada de que ponga mi vida al descubierto”, pág. 327) y se dispuso a fraguar una velada venganza en forma de libro. “Lo que Varguitas no dijo” (La Paz, editorial Khana Cruz, tercera edición, 1995, 329 páginas) se publicó originalmente en 1983 y supuso la versión de parte de la famosa “Tía Julia” sobre la relación amorosa y marital que sostuvo con el aún imberbe escritor. Así como una minuciosa historia de los detalles que le llevaron a la separación y posterior divorcio –prima hermana por delante- del escritor.

De entrada, en el prólogo, Julia Urquidi levanta el pie y escribe: “No han sido pocas las dificultades que he tenido que vencer para que este libro salga a la luz, desde la amenaza velada –a través de terceras personas- hasta querer silenciarme –con malas artes- con la compra de originales por una suma que no era de dejar pasar” (pág.15).
Cuando se conocen, en Bolivia, Julia tenía 19 años y Vargas Llosa 9 años (“Mario era un niño debilucho, engreído y antipático; toda la familia vivía alrededor de él y él tenía conciencia de su privilegiada situación y sabía cómo aprovecharla. Parece que desde niño supo sacar ventaja de quienes lo querían.”). Luego, 10 años después, cuando se reencuentran, Mario era un estudiante universitario y Julia había atravesado su primer divorcio. Poco a poco, el amor se va instalando entre ellos y deciden casarse clandestinamente en Chincha, ante la oposición de la familia que veía con malos ojos este amor extraño entre la tía y el sobrino (Julia Urquidi era la hermana de la mamá del escritor).

Viven en Lima un tiempo y después deciden quemar sus naves y viajar a Europa. Primero en Barcelona, luego a París. Durante este tiempo, en la pareja, se suceden escenas comunes en la vida marital: celos, peleas, rupturas, reconciliaciones y todo desde el principio. La cosa se agrava cuando viaja a vivir con ellos la prima hermana de Varguitas y la sobrina de la tía Julia, Patricia Llosa, la verdadera manzana de la discordia. Patricia comienza a estudiar en la Sorbona y entonces Julia comienza a notar un extraño cambio en el comportamiento de Varguitas: pasa más tiempo con Patricia, van al cine juntos, cuchichean, cuando viajan ella se sienta al lado de él, en fin, señales evidentes que algo se traen entre manos. Las crisis de celos de la tía Julia se agravan hasta llegar a intentos de suicidio. Varguitas no reconoce el nuevo amor y trata que las cosas sigan como están. En ese tiempo, un avión de Air France con destino a Lima se estrella poco después de despegar, en él viajaba Wanda Llosa, la hermana mayor de Patricia, que también vivía en París con Mario y Julia. Patricia, destrozada, retorna a Lima.

Durante un tiempo la pareja vive sola y los problemas empeoran. Julia nota a Varguitas lejano, distraido y melancólico, pero éste impide siquiera hablar del tema. El tiempo transcurre y “La Ciudad y los Perros” es premiada con el Biblioteca Breve de Seix Barral. La carrera del escritor comienza a despegar. Atraviesan un breve periodo de tranquilidad y Mario le pide permiso para viajar a Lima para cotejar algunos datos del primer borrador de La Casa Verde. El permiso le es concedido y Varguitas viaja a Lima para ya no volver junto a la tía Julia. El reencontrarse con Patricia fue el detonante y el escribidor rompe su matrimonio por carta. Le pide el divorcio a su tía para casarse con su prima hermana.

Julia Urquidi queda muy dolida por el comportamiento de sus sobrinos, a los cuales acusa de no haber actuado con la honestidad debida cuando tuvieron la oportunidad. Estigmatiza a Varguitas con un egoismo digno de mejores causas. “Tenía fe en él y una gran confianza. No me equivoqué en lo literario. Como hombre me defraudó. Cuando ya su nombre empezó a ser conocido y tenía una vida nueva me excluyó. Lo anterior ya no servía. Ahora tenía que ascender con nuevas emociones y relaciones. Los sacrificios de quien tanto le había dado ¿qué importancia tenían? Eso ya no valía nada. Ya logró lo que quería. Borrón y cuenta nueva. Sólo importaba él.”

Como anécdota, con gran frescura, luego del divorcio con la tía Julia y el inminente matrimonio entre los primos hermanos, Varguitas llama a Julia a La Paz y le pide un favor: que le consiga la partida de nacimiento de Patricia en Cochabamba pues es un requisito legal ineludible para casarse.

Las páginas del libro son una crónica de un amor extraño (los psicoanalistas tendrían que analizar la pertinaz voluntad endogámica de Vargas Llosa) y destilan pasión, odio y revancha. Como debe ser, además.
.
Cierro el libro y no sé porqué me siento como si hubiera visto un programa de Magaly Medina.

(Mario y la prima Patricia, travesuras de la niña mala)

9 comentarios:

Loulou dijo...

Tienes suerte de haberte comprado el libro "por unos pocos soles", está descatalogado y se vende a precio de oro, supongo que por los colmillos afilados de todos los que lo quieren leer. Yo, por ejemplo, que he sido también la tía Julia.

Fernando Murillo Flores dijo...

Yo tengo la primera edición Kanacruz editores, que es la misma que tú compraste. Mira ese libro es uno de los que más he prestado y si te lo muestro ya parece un foco infeccioso.
Períodicamente leo tus comentarios a libros y realmente ya no necesito comprarlos.

Anónimo dijo...

"Lo que Varguitas no dijo", considero que es una biografía. NO la tengo. Sin embargo me parece muy bien que "la Tía Julia" haya escrito este libro, para dar a conocer la verdad. Vargas LLosa escribe muy lindo sobre su libro, pero no reconoce la "Tía JUlia" fue el cimiento de la estabilidad de su vida emocional, dado que sus padres, lo dejan y e´l vive con sus tíos. El siempre ha estado buscando el afecto y que más dentro de la familia. ES UN HOMBRE FAMOSO, INTELECTUAL, PERO COMO SER HUMANO SE PORTÓ NO COMO UN CABALLERO. ¿POR QUÉ ESCRIBE UNA OBRA ASÍ?, SI INVOLUCRA AL SER HUMANO QUE LE DIO TODO EL AMOR Y VIDA. CON TODA RAZÓN LA SRA. URQUIDI BELLÍSMA ADEMÁS, GUÁPÍSIMA TIENE QUE ESCRIBIR, PARA DEJAR PLASMADO LO QUE REALMENTE ES ELLA. "UNA MUJERAZA Y ADEMÁS BELLA".

veritac dijo...

la tía Julia no es la hermana de la mamá de Vargas Llosa, es la hermana de la mujer de un tío, o sea, su tía política. Ando buscando el libro digitalizado, alguien sabe dónde lo puedo conseguir?

Kraken & Kraken dijo...

Bueno, aquellos que han leido ese libro, espero que hayan tenido la misma sensacion que tuve yo, Julia fue una mujer maravillosa, en todos los sentidos de la palabra, me parecio muy malintencionado que MVLL, escribiera sobre una cosa que solo le da un lado, cuenta lo bonito y lo poco tipico de un romance que se da como un tabu en aquellos años 50. Me parece muy valiente haber podido sacar esa edicion, pues, si alguno investigo un poco mas sobre el tema, no fueron pocas las amenazas a Julia y su casa editorial. Se que la obra de Julia no fue ni sera leida por muchos, a comparacion de la de Varguitas, pero tiene mucho de verdad en lo que no se dijo y complementa mucho para enteder el lado de la mujer, fuerte, valiente y con muy buen sentido del humor.

Anónimo dijo...

QQue lindas palabras, gracias a todos por los comentarios lindos acerca la tía Julia, que por suerte en realidad es mi tía (hermana de mi abuela). Lamento decirles que el día 11 de Marzo la tía Julia murió, esta mujer valiente y con una sonrisa y mirada cautivadora dejo este mundo a las 11:30 en Santa Cruz debido a complicaciones respiratorias. Será enterrada hoy en Cochabamba junto a su amada familia. Pero seguirá viva en la memoria de todos los que la amamos y leímos parte de su vida.

Hereje Impenitente dijo...

En efecto, lamentablemente, el pasado 11 de marzo, la señora Julia Urquidi Illanes falleció en La Paz, víctima de una complicación respiratoria.
Todos aquellos que leímos con fruición su libro de memorias, así como admiramos el genio literario de Mario Vargas Llosa (ella tuvo mucho que ver en alentar y definir la incipiente carrera de nuestro insigne escritor) lamentamos su partida.
Que descanse en paz...

chiara dijo...

Que lindo!!

Vivo en Italia y estoy buscando este libre desde no se cuanto. Puedes decirme donde lo puedo comprar en internet?

Hereje Impenitente dijo...

Me entero, leyendo el diario oficial El Peruano (¡!) que la editorial boliviana La Hoguera (feliz coincidencia) reeditará "Lo que Varguitas no dijo" de la recientemente fallecida Julia Urquidi. La reimpresión del referido libro (inubicable hasta ahora) será la principal atracción de la Feria del Libro de Santa Cruz que se llevará a cabo en junio del presente año.