viernes, 8 de febrero de 2008

Changes

Hay ciclos que comienzan y otros que acaban.
El miedo siempre está, latente, agazapado, aguardando su oportunidad, tenaz, pacientemente.
El porvenir se presenta confuso y demasiado lejano.
Todo lo que creíamos sólido se desvanece en el aire, esfumándose como arena entre los dedos.
Desvalidos, buscamos refugio y pocas veces lo hallamos. La esperanza es una palabra prohibida.
Sin embargo, aún debemos caminar, recorriendo nuestro sendero a tientas con la incertidumbre del futuro como única guía.
Estas son las razones de mi ausencia.

Buenas noches, amigos y enemigos.

3 comentarios:

El Puñalón dijo...

...mmm..será que las chicherías de la hermosa ciudad del Cuzco o la huelga general de la capital imperial..están sacando nuevamente tu YO poético..

Véngase para la Lima, aquí unas cervezas bien heladas y el sol, nos espera....(de paso que hacemos un desmadre en el depa del No Future, hay vasos nuevos para romper)...

Saludos,

Giordano Bruno dijo...

No es el efluvio de la chicha fermentada (tomada en pleno Valle Sagrado, como debe ser) ni las agitaciones telúricas de mis coterráneos (más peligrosas que las nevadas mistianas) lo que me tiene así, estimado Puñalón.
Son otras cosas -tremendamente importantes y tremendamente banales, todo en ese orden- las que cocinan a fuego lento a este humilde hereje.
En fin, le tomo la palabra, y guárdeme un poco de cerveza, de sol y de mar, que caigo un día de estos y nos bebemos de golpe a la ciudad y sus tristezas.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Como tu fiel seguidora, solo dejame decirte que es lo mas lindo que haz escrito ultimamente.
Y sobretodo porque lo lei cuando mas lo necesite,Gracias.