sábado, 6 de setiembre de 2008

Cinco o Seis cosas sobre Bolaño (a propósito de Putas Asesinas)


1) De Roberto Bolaño había escuchado mucho pero leído poco. Mis amigos encendían fuegos artificiales cuando se mencionaba su nombre o el de alguno de sus libros. Eran acólitos de una religión desconocida para mí.
2) Una de las principales razones por las que no leía a Bolaño era el costo de sus libros. Ignoro porqué pero cuando uno se muere sus libros suben demasiado de precio, como si de esa manera se tributara un homenaje póstumo a quién lo escribió (Me imagino que Bolaño hubiese querido disfrutar de ese dinero en vida, antes que el cáncer se lo llevara por delante).
3) Hace algunos años el Puñalón en un sincero gesto de amistad me prestó Los Detectives Salvajes (creo que estaba borracho). Feliz, regresé a mi puna dispuesto a ser iniciado en las artes mágicas del chileno. La primera parte me pareció descojonante pero a la segunda me aburrí tremendamente y lo abandoné. Me sentí culpable hasta que hace un par de semanas el mismo Puñalón (también estaba borracho) me confesó que tampoco había pasado de la primera parte. Yo no estaba preparado para el libro o el libro no estaba preparado para mí.
4) Hace también unas semanas, mientras hacía hora para entrar a dictar clases a mis desdichados alumnos, ingresé a una librería de libros piratas de todos los tamaños y colores. Husmeando encontré el libro de cuentos que ahora comento a quince soles. Lo compré en el acto pensando que quizás los piratas, como mis amigos, se habían convertido en sacerdotes del chileno. Después, me sentí mal por los herederos de Bolaño, pero aún así pude dormir aquella noche.
5) Terminé de leer el libro un domingo ocioso. Algunos cuentos me parecieron increíblemente buenos (El Ojo Silva, Ultimos Atardeceres en la Tierra -inmejorable título-, Buba, El Retorno y Putas Asesinas), otros, los más, me aburrieron inconsolablemente. Quizás yo no estaba preparado para esos cuentos o esos cuentos no estaban preparados para mí.
6) Ahora trato de no salir de casa, pues, asustado, temo las represalias de mis amigos y de la legión de fanáticos del chileno.

4 comentarios:

El Puñalón dijo...

Tengo la primera edición que sacó anagrama en 1998 (la que rescaté de tu Biblioteca un dia de hermoso sol Cuzqueño), y fue en ese año en que me lo compré seducido por el título, sin saber quien era su autor (aún no había Google o si lo había, ni enterado). En aquel entonces apenas me costó 35 soles. Sin duda tiene una primera parte super digerible porque hay un sólo hilo conductor en la historia, muy distinta a la segunda que hay que tener un bisturí para ir empatando la historia, el misterio que se teje tras los pasos de una tal Cesarea Tinajeros (amén de los chismes y demás socarronería para con sus contemporaneos, de lo más divertido) y pues: el sueño te vence.

No he leído Putas Asesinas, pero sí su libro de relatos "llamadas telefónicas". No hay pierde, es esa clase de libros redondo donde todos los relatos te parecen perfectos.

Saludos,

Anónimo dijo...

Me temo que mipata el punalos con cada libor que compra llega a la mitad y luego a dormir no masss!!!

No future dijo...

Crearse una valoracion de Bolaño a partir de una lectura incompleta y un libro menor ya es una estrategia de lectura del buen Hereje (sucedio lo mismo con american psycho y su relacion con Bret Easton Ellis) sin embargo le sugiero leer en el siguiente orden (o usar el propio pero leer)

*nocturno en chile
* la pista de hielo
* la literatura nazi en america latina
* llamadas telefonicas (en especial para el caso de este particular lector, el cuento
sensini)
*Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce
* estrella distante
*los perros romanticos (poemas)


entonces, solo entonces quizas sabremos si el para bolaño o si bolaño no es para el....

Giordano Bruno dijo...

Creo que mi dilecto amigo No Future acusa algún golpe. Ignoro cuál, pero creo intuirlo (de eso hablaba cuando temía las represalías de aquella horda de acólitos de Bolaño). Sin embargo, es necesario realizar algunas precisiones: primero, en mi post yo no estoy valorando a Bolaño, únicamente comento dos de sus libros y la sensación que tuve al leerlos, segundo, lo que deploro en mi post es la fanfarria burlesca de aquellos que deambulan librerías buscando un ícono del cual colgarse y rendirle pleitesía fanática (mejor si es desconocido). Lamento si en el intento pisé algunos callos y zarandeé algunos íconos intocables. Por lo demás, agradezco el consejo, por suerte tengo en mi biblioteca los dos primeros libros citados -los compré en un rapto de entusiasmo inaceptable- y no pasará mucho tiempo antes que comente públicamente mis impresiones. Quizás, si alguno logra convencerme y así lo diga, el venerable maestro No Future decida aceptarme en su Logia de Bolaños Redimidos.