martes, 28 de agosto de 2007

Más Epígrafes



Mi amigo el Puñalón*, en un divertido post reflexiona sobre la función de los epígrafes en las obras literarias (y científicas). Señala -más bien dictamina- que muchas veces este ingenioso artificio oculta pretensiones desaforadas de alguna obra mediocre u oculta -sin descaro- un pobre homenaje del escribidor al autor que se intentará plagiar a continuación. Son pocos los epígrafes que denotan el perfecto engranaje con la obra que decora. Estos son los verdaderamente imprescindibles.


Desde esta humilde hoguera, me permito colaborar con algunos de ellos, tomados al azar de la estantería donde descansan, sin orden ni concierto:

1) Mario Benedetti, allá por 1960 y en su fundamental novela "La Tregua" (qué quieren, uno también tiene su corazoncito) colocaba como epígrafe el siguiente verso del chileno Vicente Huidobro: "Mi mano derecha es una golondrina / Mi mano izquierda es un ciprés
Mi cabeza por delante es un señor vivo / y por detrás es un señor muerto".

2) En otro ámbito, el brasileño Rubem Fonseca en su pequeña novela negra "Y de este Mundo Prostituto y Vano sólo quise un Cigarro entre mi Mano" (1997) cuelga un epígrafe tabáquico del Don Juan de Molière: "No hay nada igual al tabaco; es la pasión de las personas decentes y aquellos que viven sin tabaco no merecen vivir". Asimismo, es su imprescindible y agridulce libro de cuentos "Pequeñas Criaturas" (2004) donde retrata la miserias de la clase media y baja coloca: "Nada es demasiado pequeño para una criatura tan pequeña como el hombre. Gracias al estudio de las pequeñas cosas alcanzamos el gran arte de tener el mínimo de desgracias y el máximo de felicidad posibles (Samuel Johnson en The life of Samuel Johnson, de James Boswell".

3) El maestro (maese le diría El Puñalón) Augusto Monterroso, estampa un epígrafe magnífico a su libro "La Vaca" (1998), atribuida a una conversación de Mallarmé: "Toda abundancia es estéril".

4) Por último, y desde la cálida y desangelada Cuba, Pedro Juan, en su novela "El Rey de la Habana" (1999) nos advierte al inicio: "El subdesarrollo es la incapacidad de acumular experiencia (Edmundo Desnoes)".

* www.elrestoessilencio.blogspot.com

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Basta con el tema, mis amigos el punalon y el hereje, parecen olvidar la cumbre de ese breve arte llamado epígrafe que bien lo define la academia de la lengua, segun cita en el punalon. Pues ese momento supremo lo goce en los anos 90´, aquella era de la suma elucubrativa, asi es en aquella época goce de lecturas enrevesadas, pero sin embargo hubo una muy breve que confundió todos mis elementales codigos intelectuales. Lo lei en una sesuda monografia de mi pata kenyi, sobre un tema como siempre abstracto de derechos reales, pero cuya abstracción ya se retorcia más(para cualquier mortal y aún peaton como yo) en la cita o epigrafe con el cual daba inicio al mismo, asi es me pata kanyi, citó a Bob Marley (get up stand up!)como encabezado a su trabajo "sobre la posesión desde el jusnaturalismo"... ese epigrafe hizo mucho más enrevesado el tema, pero como siempre la mezquindad primó y el tiempo lo ha dejado en el olvido, hoy es un momento de rescate memorioso.

Giordano Bruno dijo...

jajajajaja...Kenyi -aka 'ucañan'- siempre nos sorprendía en clases con sus epígrafes y/o citas memorables. Recuerdo que, en plena clase de Derechos Reales soltó la memorable cita: "los derechos reales no sirven para nada"; luego en Ciencia Política: "digna la violencia que construye, mas no la que destruye" y por último, en Historia del Pensamiento Político Peruano, refiriéndose a un insigne pensador de estas tierras dijo: "Victor Andrés Belaunde es un cura sin sotana". Memorable.
Huelga decir que en todos estos cursos -y en otros más- nuestro insigne citador fue reprobado sin piedad ni conmiseración (envidia intelectual que le dicen).
Un abrazo a la distancia.

Giordano Bruno dijo...

jajajajaja...Kenyi -aka 'ucañan'- siempre nos sorprendía en clases con sus epígrafes y/o citas memorables. Recuerdo que, en plena clase de Derechos Reales soltó la memorable cita: "los derechos reales no sirven para nada"; luego en Ciencia Política: "digna la violencia que construye, mas no la que destruye" y por último, en Historia del Pensamiento Político Peruano, refiriéndose a un insigne pensador de estas tierras dijo: "Victor Andrés Belaunde es un cura sin sotana". Memorable.
Huelga decir que en todos estos cursos -y en otros más- nuestro insigne citador fue reprobado sin piedad ni conmiseración (envidia intelectual que le dicen).
Un abrazo a la distancia.

Anónimo dijo...

jajaja había olvidado ese episodio jajaja ese kenyi tan letánico e irreverente como siempre, a Cuadros villena, luego de escuchar o leer ese epígrafe, le salió otro grano en la nariz.

poeta contamanino dijo...

a propo, se han dado vuelta por la casa del no future, "ultimadamente" postea puras insulserías que ya ni los anónimos tienen ganas de intervenir. Depresión crónica que le dicen, pobre de su mano por estos días.